Por qué tener un seguro dental privado

Hola chicos y chicas. El final de año suele ser un buen momento para plantearse si merece la pena tener un seguro dental o confiar nuestra asistencia bucodental a la Seguridad Social. El artículo 22 de la ley del contrato de seguro establece que “La duración del contrato será determinada en la póliza, la cual no podrá fijar un plazo superior a diez años. Sin embargo, podrá establecerse que se prorrogue una o más veces por un período no superior a un año cada vez”. Esto quiere decir que a final de cada año tendremos la opción de cambiar de póliza dental. Esto quiere decir que tenemos que conocer las ventajas de la asistencia sanitaria privada con respecto a la pública.

Ventajas de tener un seguro dental

La aseguradora Aegon ha realizado un estudio sobre el sector del seguro privado de salud que podríamos extrapolar a las pólizas dentales. El mismo afirma que el motivo más importante para decantarse por la medicina privada en lugar de por la pública es la agilidad que ofrece. La salud bucodental es muy importante. Tener la boca y los dientes en perfecto estado nos permite alimentarnos y proveer a nuestro cuerpo de los alimentos que necesita para afrontar nuestro día a día con energía. Por ello, es necesario que cualquier problema de salud en esta zona de nuestro cuerpo se solucione a la mayor brevedad posible. No podemos estar pendientes de los recortes o necesidades del servicio de la Seguridad Social.

El segundo criterio en orden de importancia según esta investigación es el trato preferencial que dan los seguros de salud a los temas médicos. Cuando tenemos algún problema de salud lo que queremos es que nos lo solucionen lo antes posible. A mí me saca mucho de mis casillas cuando me hacen rellenar muchos papeles antes de atenderme.

En tercer lugar, nos encontramos con la comodidad que supone la sanidad privada. Lo que es llegar y ser atendida sin tener que esperar no se paga con dinero. El cuarto punto lo explica José Ramón Azurmendi, Director de Marketing Estratégico y Clientes de Aegon. “Observamos que en cuarto lugar a la hora de contratar un seguro de salud se posicionan los factores relacionados con criterios médicos. El estudio reveló que estos servicios se convierten en prioritarios sobre todo para aquellas personas que han sufrido patologías concretas, y cuya principal preocupación es la búsqueda de un tratamiento médico especializado que les aporte seguridad y rapidez en el desarrollo de la enfermedad”, afirma. Es lo que ya hemos hablado. Una buena atención sanitaria es muy importante. Más relevante si cabe en la salud bucodental.

¿Seguro dental o seguro de salud con cobertura dental?

La pregunta que nos podemos hacer ahora es si compensa más un seguro dental o un seguro de salud privado con cobertura dental. Yo me inclino prioritariamente por la segunda opción. Las razones son varias. La primera de ellas llega en el mismo momento de la contratación de la póliza médica.

Cuando una persona quiere contratar un seguro de salud privado con cobertura dental, tiene que rellenar la declaración de salud. Es un documento en el que tiene que poner las enfermedades, alergias, tratamientos médicos e intervenciones médicas que ha sufrido a lo largo de su vida o tiene pendientes en el momento de la firma de la póliza médica. En el supuesto de que queramos un seguro dental, no tendremos que rellenar la declaración de salud. La consecuencia de no tener que rellenarla es que no se nos aplicará ninguna exclusión.

Los periodos de carencia también desaparecerán si escogemos contratar un seguro dental en lugar de un seguro de salud con cobertura dental. Podremos acceder a todas las coberturas sanitarias sin necesidad de esperar ni un solo día como ocurre con el embarazo, la hospitalización o algunas pruebas de diagnóstico e intervenciones quirúrgicas en las pólizas sanitarias con cobertura dental.

La calidad también será un elemento a tener en cuenta en la elección entre un seguro dental o una póliza sanitaria con cobertura dental. En el primer caso, las compañías de seguros de salud privados solo se tienen que preocupar de ofrecernos una gran colección de especialistas dentales con las últimas tecnologías. Podrán hacer un mayor esfuerzo en lo que se refiere a las pruebas diagnósticas cubiertas y las intervenciones dentales. El problema reside en si queremos tener cubierta alguna otra especialidad médica.

Como podéis comprobar, tener un seguro dental tiene muchas ventajas. No solo con respecto a la Seguridad Social. Las compañías de seguros de salud son conscientes de la importancia que tiene la salud dental para todos nosotros. Esto hace que cada día ofrezca mejores coberturas dentales con tecnologías más avanzadas. A mí me parece una gran opción ya que los cuadros médicos suelen estar genial ¿por qué opción os decantáis vosotros y vosotras? Espero vuestros comentarios mientras pienso en el siguiente post.

Falsos mitos sobre los dentistas

Hola hola chicos. Aquí estoy con otro post. En esta ocasión, voy a intentar desmitificar algunas creencias que tenemos todos sobre los dentistas y que los hacen tener una fama horrible. Allá vamos.

Dentistas: Los ogros de la medicina

La salud bucodental es muy importante. Los dientes y la boca hacen que podamos ingerir el alimento que necesitamos para vivir. Por lo tanto, la asistencia bucodental tiene que ser la que tengamos como más importante y no siempre es así. No acudimos al dentista todo lo que deberíamos. Esto es debido a que le tenemos miedo. Pensamos que nos van a hacer daño. Los especialistas en odontología recomiendan que nos hagamos una limpieza de la boca al año. Esto facilita que no se acumulen ni el sarro ni la placa bacteriana en exceso y, por lo tanto, los gérmenes no nos destricen la boca. El problema radica en que la limpieza de boca nos generará una sensación rara. Los aparatos utilizados para eliminar toda la suciedad pueden hacer que nos sangren las encías. Esto es lógico que nos cause reparo. Por ello, no solemos acudir a hacérnosla. Lo mismo nos pasará cuando nos cepillamos, por ejemplo, con un cepillo eléctrico. Las encías nos comenzarán a sangrar. La práctica totalidad de nosotros dejará el cepillado. Gran error. Que nos sangren las encías es bueno. 

El sangrando de las encías puede ser indicativo de una inflamación en las mismas. Esto se puede solucionar con el cepillado que nos limpiará la boca. Conforme los días vayan pasando, la hemorragia remitirá y las bacterias irán desapareciendo poco a poco.

Los dentistas y el precio

Ya hemos comentado que la salud de la boca y los dientes es muy importan y podemos llegar a pensar que la asistencia médica de los dentistas es muy cara. Nada más lejos de la realidad. Es cierto que las pruebas y los tratamientos médicos de odontología tienen un precio elevado pero va en consonancia con la importancia de los problemas médicos que solucionan. Además, hay distintas fórmulas que podemos utilizar para que el coste de los mismos nos salga más barato.

Lo primero es decir que los dentistas públicos (Seguridad Social) son totalmente gratuitos. No tendremos que pagar ni un euro por las actuaciones médicas que nos hagan. Con un seguro médico también puede ser diferente. Están los llamados copagos y las franquicias. Gracias a ellos, solo pagaremos una parte de los tratamientos médicos que necesitemos. Así que el precio no puede ser una excusa para no ir al dentista. Cualquier asistencia dental que necesitemos la podremos pagar sin ningún problema tanto en la sanidad pública como en la privada.

¿Ya le tenéis menos miedo al dentista? Espero hacer podido solucionar vuestros miedos.

Coberturas sanitarias de un seguro dental

¡Buenos días! La Seguridad Social no cubre la odontología, excepto la cirugía maxilofacial en casos excepcionales, por eso es importante tener un seguro dental para ahorrar cada vez que tengamos que ir al dentista para cuidar nuestra boca. Cada aseguradora cubre ciertos aspetos sanitarios, aunque la mayoría coinciden. Antes de contratar un seguro dental, la mejor opción es consultar las coberturas y también las exclusiones. Sigue leyendo

Ventajas de seguro dental DKV

¡Hola a todas! Siguiendo con mis post de recomendaciones, hoy os quiero hablar de las ventajas de otra de las aseguradoras dentales que estos días nos llenan con sus anuncios la televisión. Os hablo de DKV seguros médicos.

Tipos de seguros dentales

Como sucede en casi todas las compañías que ofrecen seguros dentales poseen distintos tipos de pólizas, en este caso encontramos dos: Dentisalud y Dentisalud Plus. Como os imaginaréis, dentro de Dentisalud uno de ellos es un pelín más caro porque ofrece más servicios y a un precio más reducido, por eso podremos elegir el seguro que mejor se adapte a lo que necesitamos en cada momento.

En cada seguro no es necesario hacer la declaración de salud y no existe un límite de edad para contratarlo (aunque los menores deban ir acompañados por un adulto).

  • DKV Dentisalud: no existen diferencias en la prima según la edad, pagando cada uno de la familia 6,5€ al mes. Los niños y niñas menores de 14 años tendrán los servicios gratis con la suscripción de un adulto. Dentro de este seguro podremos realizarnos servicios gratis como las limpiezas, las raadiografías, etc. con descuentos en el resto de servicios de un 40% sobre el precio libre.

En este seguro tenemos dos modalidades: Classic por 6,5€/mes o Élite por 9,5€/mes (dependerá de lo que deseemos ahorrarnos en los servicios de pago y en los servicios gratuitos que incluyen). Si tenemos un accidente dental grave nos indemnizarán con hasta 6.000€ a través del reembolso de gastos y podremos elegir el dentista fuera del cuadro médico.

  • Dentisalud Plus: este seguro va dirigido a colectivos de más de 20 personas y se puede elegir el odontólogo del cuadro médico o de elección libre. A través del co-pago muy bajo ofrece servicios como revisiones, limpiezas, radiografías, revisiones y en otros casos más puntuales como la cirugía, la ortodoncia o la estética, DKV paga el 65% del coste de su cuadro médico.

Este servicio es muy utilizado para que las empresas ofrezcan a sus empleados y familiares un seguro dental por 8,5€ que se renueva cada año el 1 de enero. En este caso DKV excluye la cirugía maxilofacial u otras operaciones que necesiten hospitalización, así como las patologías existentes anteriormente.

 

Cuánto cuesta una ortodoncia

La temida ortodoncia suele llegar, queramos o no, ya que casi ninguna persona nace con los dientes bien colocados o con una mordida correcta. Por eso, la técnica utilizada es la ortodoncia, la cual ha mejorado y evolucionado con soluciones más estéticas.

¿Qué es la ortodoncia?

Es el estudio, diagnóstico y tratamiento de las anomalías en los dientes y en el maxilar tanto por su forma, posición y función. Las técnicas aplicadas pueden ser fijas, donde se colocan aparatos fijos a los dientes con arcos metálicos (brackets), o los removibles, los cuales se pueden retirar por el paciente para comer o lavarse los dientes.

Cuando se realiza la ortodoncia suelen usarse las dos técnicas, ya que la última sirve para maloclusiones más sencillas o para la época infantil cuando los dientes son temporales.

En ocasiones puede darse una mala formación de los dientes o un mal cierre maxilar debido a una incorrecta deglución de los alimentos que derivan también en el desgaste dental. Si existen deformidades más importantes que dificultan la normal actividad dental y maxilar, se deberá tratar mediante cirugía, ya que el grado de remodelacicón con ortodoncia es mínima.

Cuando los niños se desarrollan, en la adolescencia es cuando se suelen colocar la ortodoncia, aunque existen tratamientos con personas adultas que necesitan corregir su situación. La pubertad es cuando ya tenemos todos los dientes fuera y muchas veces debe realizarse simultáneamente el trabajo del ortodoncista con un cirujano dental o un dentista estético, ya que podemos tener dientes o muelas que salen mal y que deben retirarse para corregir la mordida y modificar el orden de los dientes.

Existen diferentes alteraciones que crean esta necesidad de ortodoncia:

  • Mordida abierta: cuando queda un espacio entre los dientes superiores e inferiores impidiendo el cierre de los labios.
  • Mordida cruzada: cuando el maxilar superior queda por dentro del maxilar inferior.
  • Mordida borde a borde: situación entre la mordida cruzada y la normal cuando las cúspides se tocan.
  • Mordida cubierta: los dientes superiores abarcan más de la mitad de los inferiores.
  • Prognatismo: posición adelantada de un diente.
  • Retrognatismo: posición retrasada de un diente.
  • Diastemas: espacio de separación entre dientes.
  • Colapso: estrechamiento en el maxilar o en la mandíbula que imposibilita la aparición de piezas o la mala colocación de dientes por falta de espacio.

Tratamientos de ortodoncia

Según la OMS la maloclusión es el tercer problema dentro de la salud oral, debido a que este hecho provoca otras enfermedades o disfunciones como generación de caries, problemas de articulación, enfermedad periodontal e incluso problemas sociales debidos a la estética.

Para su tratamiento existen distintos tipos de brackets:

  • Brackets metálicos: los más conocidos por su resistencia y fuerza que aplican en los dientes. Debido a su gran funcionalidad, el tratamiento es más corto en el tiempo y más barato que con otros brackets.
  • Brackets de cerámica: debido al material usado son más caros y resisten peor las manchas, pero de mucha calidad.
  • Brackets estéticos: pueden estar elaborados en plásticos, zafiro, policarbonato o cerámica. Los brackets de plástico deben mantenerse más tiempo que los demás, ya que los de zafiro son más resistentes y no se manchan.
  • Brackets camaléon: usados para reducir la fricción y transparentes.
  • Brackets linguales: colocados en la parte interior de los dientes, no son visibles, aunque suelen producir más molestias por estar en contacto con zonas blandas como la lengua.

Coste de los brackets

El coste es inferior si nos decidimos por unos brackets metálicos que si nos ponemos brackets invisibles, ya que son más delicados, dura más el tratamiento y se resta en eficacia por la estética.

Existen muchas clínicas que ofrecen planes de financiación mensual de todo el tratamiento para hacer más fácil el pago del mismo.

Debido al diagnóstico previo que debe realizarse, podemos hablar desde 1.500€ a 6.000€ si optamos por los brackets invisibles. Si decidimos hacernos un seguro dental el tratamiento de ortodoncia nos saldrá más barato, ya que ofrecen grandes descuentos obre el precio normal, pudiendo pagar menos de 500€ por la aparatología fija en cada maxilar o a partir de 250€ por un aparato removible en cada maxilar.