Ventajas de un seguro dental

¡Hola, hola! Últimamente en la televisión parece que solo anuncian publicidad de seguros de salud y, sobre todo, seguros dentales. Saben que con el comienzo de la rutina (coles y trabajo) nos comenzamos a preocupar por la salud al llegar el invierno y empezamos a hacer tratamientos dentales a nuestros hijos y a nosotros mismos. Por eso os quiero hablar de las ventajas de contratar un seguro dental.

¿Por qué contratar un seguro dental?

Primero de todo hay que tener en cuenta que los tratamientos dentales no están incluidos en la seguridad social (existen excepciones por problemas físicos, no porque queramos). En el caso de tener que tratarnos por la sanidad público tienen que deberse a un problema de salud serio, pero como sabréis, los plazos de atención son enormes. Como ya os conté, a mí me tardaron casi un año entre prueba, visita y extracción.

Normalmente las visitas al dentista se suelen posponer hasta que la molestia no se puede soportar o el destrozo es muy grande. El alto coste de los servicios dentales hace que sea uno de los primeros motivos por los que no vamos, lo que provoca un descuido de nuestra salud dental. Por eso, contratar un seguro dental donde los precios son más bajos hace que sea una opción factible para mantener unos dientes sanos.

Antes de contratar un seguro dental os recomiendo que miréis cuidadosamente las características, coberturas y precios de cada uno de ellos, para elegir el que más se adapte a nuestras necesidades del momento.

Ventajas económicas de un seguro dental

Como sabéis, los dentistas son bastante caros, pero si vas con un seguro sale muchas veces a mitad de precio y con visitas anuales gratuitas. Para el mantenimiento de la salud bucal es una buena opción porque también suelen incluir una limpieza anual. Los tratamientos que suelen incluir los seguros encontramos el diagnóstico, ciertas radiografías, visita de urgencia, extracciones,… todo depende de la empresa aseguradora. En el caso de otros tratamientos, el cliente debe abonar un importe que es bastante inferior al precio de mercado, donde se puede encontrar hasta un 40% de descuento.

Cada aseguradora (AXA, DKV, Sanitas, Asisa, etc.) plantea varios planes de seguro dental como los dirigidos a particulares, familiares, de empresas o para funcionarios. También podemos encontrar diversos planes según el gasto que queramos asumir, donde cuanto más pagamos más servicios incluidos tendremos. En el caso de las familias los descuentos pueden ser superiores al 50%, ya que incluyen a los niños gratis hasta cierta edad.
El pago de la cuota suele ser anual, aunque en la actualidad algunas compañías permiten el pago fraccionado e incluso mensualmente, permitiendo que el cobro no suponga un mazazo a final de año.

Ventajas logísticas de un seguro dental

Como bien sabréis, las compañías aseguradoras poseen una extensa red de clínicas y acuerdos con otras en todo el mundo, pudiendo viajar y estar tranquilos de que siempre tendremos un sitio de referencia para acudir si ocurriera algo. En el caso de los seguros dentales, poseen un amplio cuadro médico en toda España y podemos elegir al especialista que deseemos, sin listas de espera.

La inmediatez en la asistencia y en las visitas hace que los seguros dentales sean la mejor opción (desde mi punto de vista) para tratar nuestras molestias dentales. Te hacen todo tipo de pruebas en pocas horas o días y el resultado está enseguida, pudiendo empezar el tratamiento rápido.

Poseen siempre un teléfono 24 horas de urgencia y suele estar incluido el traslado o por un coste pequeño. La tranquilidad de estar siempre asistido hace que no me piense lo de tener un seguro dental.

Requisitos para contratar un seguro dental

Primero de todo sopesar los servicios de cada aseguradora y cuando ya nos hayamos decidido por uno, ponernos en contacto con ellos. Deberemos seleccionar el plan que deseamos y presentar el DNI de los asegurados y rellenar datos personales. En los seguros dentales no existe el plazo de carencia ni declaración de salud (documento donde se señalan las enfermedades prevalentes anteriormente), se puede asegurar desde la edad deseada y el servicio se presta desde el primer momento. 

Tras dar los datos necesarios, la aseguradora nos dará la documentación que incluye las tarjetas de asegurado para presentar al dentista, las coberturas y el cuadro médico. La mayor parte de las compañías de seguros poseen esta información en la web para poder consultarlo cuando queramos.

Cómo evitar el dolor en el dentista

¡Hola a todas! Mañana me toca volver al dentista a hacerme una revisión y hacerme una limpieza. La verdad es que no me da miedo como a otras personas, pero sí que me pongo un poco nerviosilla cuando me toca ir. Sé que son muchas las personas que temen este momento y lo pasan muy mal, pero por eso os quiero hablar de este tema y daros unos consejillos para aquellos que solo van al dentista cuando el dolor es ya insufrible. Sigue leyendo